El Martín Lutero Que Los Mormones No Conocen

Algunos mormones consideran a Martín Lutero como una especie de héroe. Tal vez por varias razones que podrían ser ciertas, pero muchas de las cosas en las que Lutero estaba en contra, los mormones estarían a favor. De hecho, los mormones tienen mucho más en común con los católicos que con los protestantes. Aunque se le ha acreditado que preparó las bases para la Restauración, Martín Lutero realmente compartió algunas opiniones religiosas en común con las de la fe mormona, al menos en lo que respecta a los temas que más le importaban. Martin Lutero los mormones

Russell Stevenson, de LDS Perspectives Podcast, entrevistó al biógrafo de Lutero, Craig Harline, sobre las motivaciones de Lutero para cuestionar a la Iglesia Católica.

La leyenda popular dice que el 31 de octubre de 1517, él desafiantemente clavó una copia de sus 95 tesis en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg. Como si finalmente estuviera harto, Lutero actuó en un desafío público al finalmente escribir sus frustraciones. Resulta que, aclara Harline, el enclavamiento de estos era un acto de rutina para profesores como Lutero, y Lutero estaba interesado en el debate y la discusión más que en el desafío abierto.

Lo que más le interesaba a Lutero era la “gracia”. Cada teólogo estaba de acuerdo en que el hombre había sido salvado por la gracia, pero luego siempre había un calificativo: ¿gracia por qué? No fue solo una cuestión de si la salvación vino a través de las obras o la gracia; era una cuestión de cómo la gracia se unía a las obras. La ortodoxia actual, enseñó básicamente, a hacer lo mejor que se pueda, y Jesús haría el resto. Pero eso no satisfizo a Lutero, porque un alma tan sensible como él siempre podría encontrar otra cosa mal dentro de sí mismo. Él preguntó: “¿Cómo puedo saber que estoy haciendo todo lo que puedo? La pregunta lo atormentaba.

Harline dice que Lutero sufrió lo que los monjes llamaron “exceso de escrúpulos” o “el baño del infierno“. El clero entendió que esto era un peligro laboral; si tu trabajo es buscar pecados dentro de ti la mayor parte del día, vas a encontrarlos. Podrías llegar a estar muy preocupado porque siempre  encontrarías otra cosa que mejorar.

A través de sus luchas, Lutero llegó a creer que la respuesta a la pregunta de cómo fue salvado era simple: fue solo por la fe. Y por fe, simplemente quiso consentir en dejar que Dios lo salve. De acuerdo con Harline, Lutero era de la postura que los hombres deberían: “Solo déjarlo y darse cuenta de que son salvos por Jesús. Haz todo lo que quieras; tú también serás salvo por Jesús, y si lo aceptas, serás mucho más feliz”.

Más tarde, Lutero se volvió cada vez más incómodo con otros principios del catolicismo, especialmente con la autoridad del Papa, lo que realmente lo metió en problemas, mucho más que sus puntos de vista sobre la gracia. Como su posición se volvió más peligrosa, se volvió más excesivo y desesperado en lo que decía. En 1520, estaba diciendo todo tipo de cosas irritantes contra el Papa, eso es lo que lo hizo realmente popular en Alemania especialmente, pero también en otras partes de Europa. A Harline le resulta sorprendente que Lutero haya sobrevivido considerando lo precaria que era su situación. Otros habían sido ejecutados por menos que eso.

Lo que Lutero vio fue que después de estos 400 años de práctica, las indulgencias se habían vuelto abusivas y él no era el único que veía esto. Hubo muchas personas que se quejaron de ellas en los siglos XIV, XV, XVI. Algunos de ellos también se metieron en problemas. Uno estuvo encerrado por diez años en prisión y así sucesivamente, así como por las declaraciones que otro había hecho. Así que, Lutero no fue el primero en reconocer esto.

Lo que la indulgencia solía hacer no era perdonar tus pecados, sino perdonaba el castigo que se adjunta a tus pecados. En otras palabras, si fuiste a confesar, el confesor te exigiría que hicieras la confesión de tu pecado y lo absolvería, pero luego también daría un castigo. Esto generalmente implicaba una peregrinación o tal vez un cierto número de oraciones o algo así, o tal vez una donación. Las indulgencias fueron diseñadas para aliviar ese castigo. No fueron diseñadas para aliviar o darte el perdón de tus pecados. Estaban diseñadas para aliviar el castigo.

Su famoso dicho era: “Las buenas obras no hacen un buen hombre. Un buen hombre hace buenas obras”, el hombre bueno es el que ya ha sido justificado por Dios. Eres hecho justo, cuando obtienes la gracia que necesitas. Entonces, desde ese punto, aceptas que eres solo pecador, pero eres feliz porque puedes hacer todo tipo de cosas buenas, en realidad. El ser feliz resulta de tus actos de amor hacia tu prójimo y así sucesivamente. Tu en realidad terminas haciendo aún más buenas obras, ese es su argumento.

Como educador, Harline trata de enseñar sobre Lutero en los términos propios del mismo Lutero, en lugar de tratar de adaptarlo a un paradigma mormón. Años de enseñar la Reforma a estudiantes universitarios le han demostrado que la mayoría de los mormones no saben mucho sobre este período y lo que saben está distorsionado. A sus alumnos les gusta aprender cómo era, por lo que trata de enseñarlo con la mayor precisión posible. “Queremos que otros nos estudien como nos reconocemos a nosotros mismos”, dice Harline, “entonces, ¿por qué no estudiaremos a los demás de una manera que ellos también se reconocerían a sí mismos?”

Craig Harline es el autor de A World Ablaze: The Rise of Martin Luther y The Birth of the Reformation, escrito en conmemoración de 500 años desde que Martín Lutero clavó 95 tesis en la puerta de la iglesia en Wittenberg.

Este artículo fue escrito originalmente por LDS PERSPECTIVES Podcasts y fue publicado en ldsperspectives.com, con el título The Martin Luther that Mormons Don’t Know  Español © 2017

Fuente: www.mormonsud.org

1 comentario:

  1. GRACIAS, POR LA INFORMACIÓN QUE ENTREGAN. REALMENTE SE NESECITAN CAPACITACIONES, DE ESTA CLASE. PARA TENER UNA BUENA OPINION, DE LAS RELIGIONES EN ESTE MUNDO.

    ResponderEliminar

@mormonorg