¿Por qué “Coincidencias” y no Evidencias para el Libro de Mormón?

Desde el momento que se empezaron encontrar elementos culturales, políticos, sociales y religiosos en las culturas antiguas de América que podrían tener alguna similitud con el Libro de Mormón, se ha hablado de “EVIDENCIAS” y poco a poco en el transcurso de los años se han utilizado palabras como conexiones, paralelos, similitudes y otras palabras mas para describir las cosas dentro del Libro de Mormón que podrían tomarse como evidencia científica de la veracidad del Libro de Mormón.

Sin embargo, para los detractores del Libro de Mormón la palabra evidencias es como ácido en sus oídos por lo que se esfuerzan de manera impresionante en demostrar que dichas evidencias no son evidencias sino mal interpretaciones, falsificaciones y en lo mejor de los casos solo “COINCIDENCIAS” encontradas por pseudo arqueólogos o científicos de la iglesia. De hecho, he visto y oído comentarios fuertes descalificando los grados académicos obtenidos por estos miembros como si por el hecho de que sus grados académicos obtenidos por la BYU fueran de una calidad menor olvidando que en estados Unidos la BYU es considerada una universidad prestigiosa con un historial de grandes eruditos en los últimos años esto sin contar que la mayoría de estos eruditos además cuentan con posgrados de otras universidades de Estados Unidos que no tienen ninguna conexión con la Iglesia, algunos de ellos inclusive han escrito en publicaciones arqueológicas en México en conjunto con arqueólogos respaldados por la UNAM y el INAH.

Y aun así Dichos ataques eran esperados, acaso no ¿algunos de los descubrimientos más importantes o increíbles de la historia han sido sacado a la luz por personas que fueron burlados o ridiculizados por su condición física, por la educación obtenida o simplemente porque desafiaba todo conocimiento hasta ese punto?

Por ejemplo, Galileo Galilei que aseguraba tener evidencias de que era la tierra la que se movía al rededor del sol y no al revés y que por el hecho de desafiar todo conocimiento obtenido hasta esos días fue duramente criticado por solo mencionarlo.

¿O por ejemplo Colon que aseguro que la tierra era redonda cuando todos los demás eruditos decían que era plana?

O un ejemplo más moderno fue el del matemático autodidacta indio Srinivasa Aiyangar Ramanujan que, con una mínima educación académica en matemáticas puras, hizo contribuciones extraordinarias al análisis matemático, la teoría de números, las series y las fracciones continuas pero que durante el desarrollo de sus más increíbles descubrimientos en  la universidad de Cambridge sufriro bullying y poca aceptación entre sus contemporáneos y no fue sino hasta después de su muerte que muchos de sus estudios fueron aceptados.

Es decir, sin utilizar muchos mas ejemplos es notable ver como existe una gran resistencia a cosas nuevas una vez que se ha establecido una verdad generalizada por la mayoría de las personas y al aparecer algo que desafía dicha verdad tan arraigada a la mente del colectivo general provoca defender dicha verdad hasta las ultimas consecuencias sin ni siquiera dar el beneficio de la duda.

De la misma manera era de esperarse todos estos ataques por la naturaleza asombrosa del Libro de Mormón y sin temor a equivocarme creo que tenemos que agradecer a estos detractores el esmerado interés en demostrar lo erróneo de estas evidencias ya que en algunos casos nos han obligado a poner más atención a los estudios hechos en el libro de mormón y a no tomar por seguro cualquier cosa, nos han obligado a ir mas allá y utilizar cada vez más y mejores criterios a fin de encontrar cosas que realmente sean evidencias y no solo interpretaciones.

En palabras del mismo Lehi porque es preciso que haya una oposición en todas las cosas. Pues de otro modo, mi primer hijo nacido en el desierto, no se podría llevar a efecto la rectitud ni la iniquidad, ni tampoco la santidad ni la miseria, ni el bien ni el mal. De modo que todas las cosas necesariamente serían un solo conjunto; por tanto, si fuese un solo cuerpo, habría de permanecer como muerto, no teniendo ni vida ni muerte, ni corrupción ni incorrupción, ni felicidad ni miseria, ni sensibilidad ni insensibilidad. 2 Nefi 2:11.

De tal manera que esos detractores han cumplido con el plan de Dios y su oposición se ha convertido en parte de nuestro crecimiento.

Sin embargo, con el objeto de utilizar las propias palabras de la mayoría de los detractores del Libro de mormón llegue a la misma conclusión de Henry G Tomkins cuando aseguro que había claras muestras de la influencia de la cultura egipcia en el pentateuco.

En el estudio del pentateuco los estudiosos negaban de manera pesimista la posible influencia egipcia en los primeros libros sagrados de la biblia.

Por lo que Tomkins llego a la siguiente conclusión:

…el asunto consiste en que es mejor demostrar, a través de innumerables pequeñas coincidencias, lo que Ebers acertadamente ha llamado la “egiptización” del Pentateuco, que intentar establecer algún punto histórico particular mediante una monumental evidencia externa. Henry G Tomkins “Egyptology and the Bible” PFFQ (1984)

Hasta que la evidencia acumulada (incontables coincidencias) a favor se encargó de cambiar las cosas.

Por lo que he decido hablar sobre “coincidencias” y no evidencias no porque no las considere evidencias si no porque me parece que no soy yo quien debe decidir lo que son si no las personas que están buscando la verdad.

Así que el día de hoy podemos asegurar que solo podrían ser “coincidencias” aquellas encontradas entre el Mundo Antiguo y El Libro de Mormón, pero la pregunta que me hago es: ¿Cuantas “coincidencias” serían suficientes para por lo menos darle al libro de mormón el beneficio de la duda?

Regresando la historia de Galileo Galilei estando en juicio por la santa inquisición por decir que tenía evidencias para comprobar la teoría de que era la tierra la que se movía alrededor del Sol y no al revés puso un microscopio en el centro de la sala y pidió que no le creyeran pero que observaran el microscopio y con solo observarlo podrían darse cuenta por si solos si estaba en lo correcto. Sin embargo, todos rechazaron poner su mirada en el microscopio y aseguraban falsos los estudios de Galileo sin ni siquiera mirar.

A lo que Galileo dijo  “Eppur si muove”   “y sin embargo se mueve”

Hoy me parece que de la misma manera miles de personas rechazan leer el Libro de Mormón y poner a prueba su lectura ya que sin considerarlo rechazan el libro y sus mensajes y continúan argumentando que el libro es falso.

SIN EMBARGO, EL LIBRO ES VERDADERO.


Fuente: www.coincidenciasmaylm.com

1 comentario:

  1. ME ENCANTA TU PLANTEAMIENTO DASTIN, EN ARMONIA CON LA ACTITUD TOTALMENTE ABIERTA A TODAS LAS POSIBILIDADES, QUE IGUAL ARMONIZA CON LA DOCTRINA DEL ABEDRIO. PRONTO LA OBRA MISIONAL CAMBIARA ALGUNOS PROCEDIMIENTOS, CREO YO, PUES LAS PERSONAS VENDRAN SOLAS BUSCANDO LA IGLESIA.

    ResponderEliminar

@mormonorg