Los Doce Apóstoles responden a conceptos erróneos sobre su llamamiento

La Iglesia no es un negocio y no se maneja como tal; Los líderes de la iglesia no escalan una escalera corporativa ni buscan un puesto o reconocimiento. Sus llamamientos requieren un viaje extenso, pero las oportunidades de turismo son escasas. Y no son inmunes a los desafíos. Esos son solo algunos conceptos erróneos, dicen los miembros del Quórum de los Doce Apóstoles.

Así como el testimonio de Bernabé fue igual al testimonio de Matías, cada miembro de la Iglesia tiene derecho y puede "desarrollar una relación apostólica con el Señor", dijo el presidente M. Russell Ballard, Presidente interino del Cuórum de los Doce Apóstoles.

"Haces lo que el Señor te pide que hagas y estás agradecido", dijo el élder Dieter F. Uchtdorf.

El servicio al Señor y a la Iglesia es "un privilegio y una bendición". Es un honor ", dijo el élder Uchtdorf. "El Señor muestra Su amor por nosotros, y podemos mostrar nuestro amor al Señor haciendo lo que Él nos pida que hagamos".
'Pastores y testigos'

Hay percepciones de que la Iglesia es corporativa e institucional, dijo el élder D. Todd Christofferson.

"Existe una idea falsa de que salimos de una vida profesional y comercial y básicamente somos líderes de estilo corporativo", dijo. "En realidad, somos pastores y testigos. Nos basamos en nuestras experiencias pasadas y en las habilidades y talentos que desarrollamos, pero ese no es el enfoque. El enfoque está en lo que el Señor quiere y cómo quiere que hagamos eso ".

En el Quórum de los Doce Apóstoles no hay facciones, grupos de presión o centros de poder, dijo el élder Neil L. Andersen. Hay "opiniones diferentes", pero "no hay egos".

"El Señor reúne a muchas personas que no son tan parecidas en muchas cosas: sus profesiones, cómo crecieron, de dónde vienen", dijo el élder Andersen. "Son semejantes en su testimonio del Salvador y en su humildad. No buscan posición, no están tratando de ser la persona más inteligente en la sala. El Señor puede trabajar con eso. Nunca he visto a nadie mostrar enojo y nunca he visto a nadie derrotar a nadie ".

El élder Gary E. Stevenson describió dos perspectivas con las que llega al Apostolado: su propia experiencia como ejecutivo de negocios y su experiencia como obispo presidente de la Iglesia que dirige los asuntos temporales.

El Apostolado "no es como ser un ejecutivo de negocios, es bastante diferente a un rol ejecutivo en un negocio", dijo. "El papel de un apóstol del Señor Jesucristo es realmente un papel ministerial y pastoral", dijo.

El papel de ser un testigo de Jesucristo para el mundo, explicó, "nos informa y define".

Desafíos

Mientras que algunos pueden pensar que los líderes generales de la Iglesia viven una "vida encantada", el hecho es que, al igual que con todos los hijos fieles de Dios, la vida está llena de "grandes bendiciones y desafíos", dijo el élder Quentin L. Cook.

Una gran bendición del Apostolado es la responsabilidad de viajar por el mundo y dar testimonio de Jesucristo, dijo. Pero viajar no lleva a los líderes a los lugares exóticos del mundo. A menudo les lleva a aldeas humildes y a los hogares de miembros dulces y fieles de la Iglesia. Requiere largas horas en aviones y muchas noches en hoteles. "Vamos donde están los miembros", dijo el élder Cook.
A menudo, dijo el élder Ronald A. Rasband, los apóstoles tienen que agregar tiempo extra a los viajes locales e internacionales para que puedan saludar a los miembros y a otros. "No se trata de mí", dijo. "Se trata del respeto y el honor que los miembros de esta Iglesia tienen por el oficio".

Algunos miembros de la Iglesia pueden pensar que los miembros del Cuórum de los Doce Apóstoles y sus esposas y sus familias "reciben una dispensa especial del cielo" y "están protegidos contra la enfermedad y la tragedia familiar y otros tipos de experiencias muy normales de mortalidad". "Dijo el élder David A. Bednar. "Eso no es verdad".

El élder Bednar ha visto a sus Hermanos mayores lidiar con dolencias físicas y las limitaciones del avance de la edad. Las consecuencias naturales de envejecer pueden convertirse, de hecho, en fuentes notables de aprendizaje espiritual y perspicacia. La incapacidad de hacer muchas cosas puede dirigir el enfoque a las cosas de mayor importancia, dijo.

El élder Renlund dijo que algunos creen que las recompensas por tal esfuerzo son mayores que otras oportunidades de servir en la Iglesia.

"Algunos dicen, o piensan: '¿No sería genial ser un apóstol?' porque parece que sus recompensas serían mayores ", dijo el élder Renlund. En respuesta, sin embargo, comparó al presidente Thomas S. Monson con su padre, Mats Åke Renlund.

El presidente Monson recibió las llaves de la presidencia cuando fue ordenado obispo a los 22 años. Recibió las llaves cuando se desempeñó como presidente de misión cuando tenía 30 años y cuando fue ordenado Apóstol a los 36 años. Se convirtió en el único hombre en la tierra autorizado ejercer todas las llaves del sacerdocio cuando se convirtió en presidente de la Iglesia.

El padre del élder Renlund se unió a la Iglesia a la edad de 24 años. Aceptaba todos los llamamientos que recibía y era solo carpintero. "Nunca recibió llaves de presidencia en ningún llamamiento".

¿Cómo se compara el servicio de Mats Åke Renlund con el del presidente Thomas S. Monson? preguntó el élder Renlund. "Ellos hicieron lo mismo."

Fuente: www.ldschurchnews.com. (Traducido por mormonesSUD.org)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

@mormonorg