El presidente Nelson visita uno de los estados menos religiosos de EEUU y hace Historia

SEATTLE, Washington. - De pie en la segunda base del campo de béisbol en Safeco Field, ubicado en el corazón de uno de los estados menos religiosos del país Estadounidense, el presidente Russell M. Nelson habló el sábado por la tarde a casi 50,000 miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días sobre la necesidad de la religión

"¿Alguna vez se han preguntado por qué es necesaria la institución de la iglesia?", dijo el líder religioso mundial. "¿Por qué las buenas obras por sí mismas no son suficientes a los ojos del Señor? ¿Por qué se restauró la iglesia en estos últimos días?

Ofreciendo su primer discurso desde un campo de béisbol apenas una semana después de celebrar su cumpleaños número 94, el presidente Nelson enfatizó la importancia de ayudar a los hijos de Dios a escuchar "el mensaje del evangelio" y encontrar gozo en las familias "selladas por toda la eternidad en los Santos templos ".

"Estamos viviendo en la era más crucial de la historia del mundo", dijo el presidente Nelson. "Desde el principio de los tiempos, los profetas han previsto nuestro día y profetizaron sobre lo que sucedería durante este período de conclusión antes de que el Salvador venga nuevamente".

Como iglesia, "debemos hacer lo que el Salvador desea que hagamos". Y como pueblo, debemos mirar y actuar como verdaderos seguidores de Jesucristo ".

La iglesia, él añadió, tiene un mensaje "sencillo y sincero" para el mundo: "Invitamos a todos los hijos de Dios en ambos lados del velo a venir a su Salvador, recibir las bendiciones del santo templo y calificar para la vida eterna, para que puedan tener un gozo duradero ahora y para siempre"
Hablando desde la emblemática sede de los Seattle Mariners, un lugar utilizado para conciertos y mítines políticos además de eventos deportivos, el presidente Nelson se dirigió a una congregación casi al límite de su capacidad en un estado donde la religión está en declive.

Una encuesta de Gallup de 2017 encontró que Washington se encuentra entre los estados menos religiosos de la nación estadounidense; El 47 por ciento de los adultos en el estado informa que "la religión no es importante para ellos, y rara vez o nunca asisten a los servicios". Esto es un 4 por ciento más que en 2008, cuando Gallup comenzó a sondear sobre creencias religiosas a nivel estatal, según  Seattle Times.

Sin embargo, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a menudo llamada la iglesia mormona, está bien establecida en el noroeste del Pacífico, un área que atrae a una fuerza laboral joven y bien educada, quienes encuentran trabajo en tecnología e ingeniería. El área también tiene una rica historia de los Santos de los Últimos Días; la primera unidad de la iglesia en Washington se organizó en Tacoma en 1899 con 21 miembros. En 1940, la membresía en el estado había llegado a 5,000.

Hoy, Washington tiene 288,000 Santos de los Últimos Días, tres templos y ocho misiones, según el departamento de asuntos públicos de la iglesia. Los miembros de la iglesia representan el 3 por ciento de la población del estado, según el Pew Research Center .

El sábado vinieron a escuchar al profeta. Un funcionario de Safeco Field confirmó que el devocional fue el "evento no deportivo más grande en la historia de Safeco Field" y el segundo evento más grande que hayan organizado, detrás de un evento de WrestleMania en 2003, dijo el élder Gary F. Gessel, setenta de área.

El élder Gessel dijo en algunas áreas de la región de Greater Puget Sound, la zona costera del noroeste del Pacífico donde vive la mayoría de los participantes en el devocional de Safeco, que hay concentraciones de Santos de los Últimos Días que representan del 5 al 7 por ciento de la población .

Unos 2,200 jóvenes locales, de entre 16 y 18 años, ocuparon los asientos directamente frente al presidente Nelson durante la reunión del sábado.
Acompañado por su esposa, la hermana Wendy Nelson, y el presidente Henry B. Eyring, segundo consejero de la Primera Presidencia, el presidente Nelson expresó su gratitud por la oportunidad de regresar al Noroeste del Pacífico, donde en 1985 fue nombrado miembro honorario de Seattle Surgical Society.

Los Santos de los Últimos Días comenzaron a prepararse para el devocional, llegando a Safeco Field hasta seis horas antes del comienzo de las 6 p.m.

Mientras los miles ingresaban al estadio, el presidente Nelson se reunió con el gobierno local, la comunidad y líderes religiosos durante una recepción VIP. Agradeció al grupo su presencia y sus contribuciones a la comunidad y pronunció una bendición para los que toman las decisiones en Seattle.

Muchos miembros de la iglesia compartieron su experiencia durante la noche a través de las redes sociales, usando el hashtag #followtheprophet.

Durante sus comentarios, la hermana Nelson también compartió su testimonio del llamamiento profético de su esposo.

"Este es de hecho la iglesia del Señor", dijo ella. "Todo en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días pertenece a Jesucristo; los convenios son suyos, las ordenanzas son suyas, el poder del sacerdocio es suyo. Y el profeta es suyo ".

El presidente Eyring dijo que el privilegio de escuchar "la palabra de Dios de un profeta viviente es una de las grandes alegrías de ser miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días".

Él testificó que la mente y la voluntad del Señor para su iglesia se revelan a través de su profeta viviente. "Esta es la iglesia del Señor. Es mi testimonio que él dirige a su profeta incluso en los detalles de su reino ".

Encargado por los líderes de la iglesia de Salt Lake City para encontrar un lugar para la reunión, el élder Gessel originalmente buscó un edificio que pudiera albergar de 15,000 a 20,000 personas. Esos lugares, incluían KeyArena y Tacoma Dome, estaban en proceso de renovación o no estaban disponibles.

"Desesperado, llamé a Safeco Field, sede de los Marineros de Seattle", dijo.
Se enteró de que los Marineros no estaban usando el campo esa noche, pero que la iglesia no era la primera en la fila para reservar el lugar. Sin embargo, volvió a consultar unas semanas más tarde; la disponibilidad del estadio había cambiado.

Al informar a los líderes de la iglesia en Salt Lake City, inmediatamente le dieron luz verde. "Continúa y llénalo", le dijeron.

Jennifer y Greg Harmer, quienes se criaron en Utah y ahora viven en Maple Valley, Washington, asistieron al devocional con seis de sus siete hijos.

"Sentí que era un honor y un privilegio increíbles ser parte de un evento que hace historia", dijo Jennifer Harmer. "Éramos parte de la historia. Nuestros hijos lo recordarán por siempre".

Cerrando sus comentarios, el presidente Nelson comentó sobre la gran multitud. Antes de regresar a su asiento, dejó una bendición a los asistentes: "los 45,000 de ustedes".

Pero luego se levantó nuevamente y se corrigió a sí mismo, señalando la asistencia oficial de la noche: 49.089.

Fuente: Artículo originalmente escrito por Jane Weaver y publicado en deseretnews.com con el título “Seattle crowd of nearly 50,000 hear President Nelson call today 'the most crucial era in the history of the world'”. Traducido al español por Dastin Cruz para mundosion.org

1 comentario:

@mormonorg